03 mayo 2011

Escapada a Santander

Tenia por fin la escusa perfecta para practicar dibujo:
-Mi hija de cinco añitos sin cole y deseando sacar la bicicleta  con la que esta aprendiendo a circular a la calle.
-Mi mujer en casa aburrida de ver llover tras los cristales y con mono de playa.

Esos dos compañeros de trabajo cántabros que están constantemente alabando su tierra , o quizás el precio al que se ha puesto el gasóleo  seguramente influyeron en mí  decisión de pasar unos días en Cantabria una zona prosima y conocida.
Como no soy muy amante de los atascos , las colas y las aglomeraciones y  no soporto lo de sacar una foto a un   monumento temiendo ser  devorado por la masa de turistas.Aproveche un hueco entre  la Semana Santa y el puente de Mayo y unas ofertillas de ultima hora fuera de temporada.
Cogí una casa rural en Castro Urdiales para el día 27 y un hotelito en Suances pegadito a la playa y con preciosas vistas para el día 28.
Y estos son los resultados: 
Castro Urdiales es de esos sitios de costa maravillosos que aunque visites cien veces siempre te apetece volver a ver.Y la verdad que me volví a quedar alucinado con su paseo marítimo , su puertecito , su iglesia y su castillo faro.Si le echara valor al asunto podría  dibujar una panorámica al estilo de Josemari , pero como me falta todavía mucha practica estuve buscando halgo más facilito.Y cuando me detuve en una terracita cerca  del puerto a tomar un refresquito con la famili y deje volar mi vista junto con mi imaginación a las alturas , encontré lo que estaba buscando.......Otra fue la vez en que una graciosa y alegre gaviota me hizo un regalito  desde las alturas mucho menos amable y todavia tengo por casa el polo desteñido por el impacto.
Por la tarde mientras la famili disfrutaba en la playa yo estuve intentando dibujar un precioso edificio modernista del Banco de Santander con el cual estuve peleándome fracasando en el intento. Ya que no soy capaz de sintetizar como Arranz y me esfuerzo en dibujar hasta la mosca estampada en el  tercer cristal del segundo piso derecha o las medias colgadas de la del  cuarto izquierda junto a otras cosas que..... deben de quedarle de cine a la vecina . La perspectiva cónica tampoco la domino,tendras que aconsejarme.
Después de rescatarme la famili del mismo sitio en que me habían dejado plantado y en el que estaba ya empezando a hechar raíces para envidia de algunos arboles cercanos .Nos fuimos todos a ultima hora de la tarde a esta preciosa casa en la que cayó otro dibujo.Alucinemos de colores cuando se acerco el dueño a darnos la llave de la habitación montado en un caballo estilo cawboy con sombreo y todo.Me faltaron reflejos     para desenfundar el lápiz y capturarlo, si hubiera estado mi hermano.tendríais aquí un dibujo gracioso.
El segundo día lo pase enterito en la capital Santander y lo primero que hice fue ir a ver el Museo de Eduardo Sanz en el Faro de Cabo Mayor.Le tenia ganas desde que vi un libro con sus acrílicos  y sus cuadernos de viajes con preciosos apuntes y anotaciones de Faros que ha recogido por toda España.Y conmocionado todavía por el sombrero del vaquero decidí sentarme y copiar un cuadro  que había de Urculo,otro pintor  que me gusta mucho.
Cuando salí del faro tenia a la peque durmiendo en el coche y a la mujer echando pestes porque hacia ya dos horas largas que me había perdido la pista.Rieeeete tu de la incomprensión de los artistas.
Total que el resto del día tuve que dedicarlo a la famili y le pagué un paseito en barca de cuarentaicinco minutos o cuarentiseis  no se no los conté por la bahía.Y me arte de correr tras de la bici de la peque para que no me atropellara a medio Santander o se callera a la ria.Fueron indulgentes conmigo y me dejaron ver una exposición en el palacete del embarcadero.
El día siguiente lo pasamos en Suances donde la gozo mi mujer y la cría en la playa.Yo estuve desafiando al viento y me traje medio kilo de arena en los ojos. 
Por la mañana dando una vuelta por el puertecito nos colamos en la lonja de pescado viendo lo que habían cogido en la mar.Y paso lo que tenia que pasar que mi mujer le puso los ojos a estos pescados y acabaron en casa donde yo aproveche para dibujarlos. 
Mi mujer con tiendas alrededor es igual de feliz que yo entre cuadros , es por eso por lo que me gusta sacarla   a pasear al campo que me sale más barato.

Y llegados a este punto después del rollo que he soltado para enseñaros cuatro dibujos  hechos en tres días, pienso yo que a lo mejor mi vocación fustrada es la de escritor y no la de dibujante.Estoy indeciso ¿¿¿¿???? orientarme un poco con vuestras opiniones.

8 comentarios:

Imanol López dijo...

Hola Jesús:
Me gusta muchísimo como te ha quedado este diario de viajes. Has redactado una crónica total. El dibujo de los peces es espectacular. Enhorabuena y hasta pronto y ya sabes si algún día caes por Vitoria pues aquí estoy.
Agur.

El Fan Nº1 dijo...

mu chulo to...

Javier dijo...

Soy el Cowboy de la Posada Rural Casa Rosalia.
El dibujo de la posada te ha quedado bordado. Esta lleno de detalles, no se cuanto tiempo te ha tomado, pero es una pasada. Por poner un pero, solo echo en falta el dragon que corona la veleta; Chapeau por el dibujo. Y gracias por los comentarios sobre nuestra casa.

Posada rural Casa Rosalia.

Anónimo dijo...

Jajaja...desde luego que labia no te falta amigo... Muy buenos los dibujos. No entiendo nada de arte pero me gustan y me parece que tienen un estilo muy personal ¿no? Enhorabuena y no dejes de volver a visitarnos. Merece la pena solo por volver a leer otro de tus diarios de viaje, jeje..

Un amigo de John Wayne (anda que este tambien...)

Jesus Montejo dijo...

Imanol llebo como dos años subiendo a Vitoria a trabajar ya quedaremos.

A Javier Wayne y su cuadrilla de vaquer@s.Me debeis un paseo a caballo.Lo dicho presumo de haber pasado una noche en casa de la famosa ROSALIA DE CASTRO....Urdiales jejeje

Javier dijo...

Eso esta hecho

Miguel Angel Lacal dijo...

Muy buenos,me gusta en especial los de los pescados. Ya le he visto los que hicistes en Granada mi ciudad veo que lo pasates muy bien.
encantado de ver tus obras

el Tomi dijo...

Es evidente que no debe usted dejar de contar ni de pintar, Jesús, ambas cosas las hace amorosamente y se complementan a las mil maravillas, de hecho, el relato es toda una pintura y los dibujos hablan por sí solos.